Cuidados de fracturas costales

Algunos cuidados para la fractura costal, todos ellos los cuidados más básicos tras su operación, ayudan a que la incorporación al trabajo se produzca en menos de un mes.

 

La fractura costal consiste en la rotura de una o varias costillas. La lesión puede ser total o parcial y, además, puede tratarse de una fractura única o múltiple. La prevención ayuda, de manera importante, a la reducción de este tipo de lesiones óseas. Se recomienda, por ejemplo, no olvidar la utilización del cinturón de seguridad, así como adecuar el hogar de las personas mayores, eliminando los factores de riesgos dentro del domicilio.

 

Algunos de los síntomas de las fracturas costales son:

 

  • Dolor en la zona de la pared torácica
  • Crepitación en el área
  • Dificultad para respirar
  • Disnea

 

Es importante identificar el número de fracturas existentes en las costillas, con el objeto de conocer la gravedad de la lesión y para proporcionar el tratamiento más adecuado. Igualmente, se hace necesario descartar cualquier otra complicación añadida a la fractura costal (neumotórax, contusión pulmonar etc). Este tipo de patologías son más habituales en fracturas costales de 3 o más costillas.

 

Para detectar los síntomas de la fractura costal, se realizan radiografías de tórax. Si se sospecha de lesiones más graves, puede acudirse a la tomografía computerizada. Los ultrasonidos suelen usarse cuando no puede demostrarse la lesión a través de radiografías, en casos de hemotórax, pacientes con movilidad reducida etc.

 

En cuanto al tratamiento para la fractura costal a fin de mitigar el dolor, asociado a las fracturas costales, suelen administrarse analgésicos como Paracetamol y Ketorolaco. En casos graves, incluso, puede llegar a inyectarse Morfina. La epidural torácica se recomienda sólo en dolores posteriores a un traumatismo en el que existen varias costillas fracturadas.

 

Cuando se trata de fracturas costales de menos de tres costillas, en los que no se aprecia complicación respiratoria, el tratamiento a aplicar busca la disminución del dolor en el paciente. En lesiones más graves, debe acudirse a diferentes alternativas, en función de las características de la patología (ventilación mecánica, intervención quirúrgica etc).

 

El control y vigilancia de las fracturas costales es fundamental para una evolución óptima del paciente. 48 horas después del trauma se realizan controles, por medio de radiografías y otras pruebas diagnósticas, para conocer la evolución de las lesiones. Si se trata de roturas de 3 o más costillas, el paciente ha de ser permanentemente vigilado en la UCI. Las personas intervenidas de fijación o estabilización costales deben pasar revisiones periódicas, durante el primer año posterior al accidente.

 

La incapacitación de las personas que han sufrido fracturas costales depende de la intensidad de la lesión y del tipo de trabajo que desempeña el paciente. No obstante, el período de baja oscila entre los 20 y 40 días.



Otros artículos:

Cuidados para la Neoplasia

Cuidados para transplante de corazón

Fractura de cadera, tratamiento y rehabilitación

Fractura de mandíbula, tratamiento y cuidado

Hemorragia gastrointestinal

Hernia Inguinal

Hernia Umbilical

Hipertensión en el embarazo



Comentarios publicados en Cuidados de fracturas costales:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario en Cuidados de fracturas costales :