Cuidados de hernia Laparocele o Ventral

Tras las intervenciones quirúrgicas de hernias laparocele o ventrales, se precisan los cuidados usuales en este tipo de operaciones: reposo durante unos días, abstenerse de realizar grandes esfuerzos y una dieta que evite el estreñimiento.

 

Los cuidados preventivos de las hernias laparocele tienden a evitar que se debiliten los músculos abdominales, principal causa de aparición de aquéllas. Existen motivos que provocan el nacimiento de las hernias ventrales, como haber sido objeto de intervenciones quirúrgicas en el abdomen, realización de sobre-esfuerzos musculares o razones de tipo genético.

 

Además, determinadas situaciones elevan el riesgo de padecer hernia laparocele. Por ejemplo, la edad tiende a debilitar dichos músculos, ciertas patologías (diabetes, cáncer, enfermedades pulmonares…) producen el mismo efecto, así como la obesidad y algunos tratamientos farmacológicos.

 

Los síntomas habituales de las hernias laparocele son:

 

  • Abultamiento e inflamación del abdomen.
  • Náuseas o arcadas.
  • Dolor abdominal.
  • Dolor agudo de espalda.
  • Estreñimiento.
  • Descenso de la cantidad de orina.

 

Para diagnosticar la hernia ventral, el médico solicita al paciente que tosa de pié, pues la patología es mucho más visible en esa posición. También se emplean algunas pruebas diagnósticas, como ultrasonidos, tomografías computerizadas y laparoscopias.

 

En general, las hernias son de difícil prevención. Sin embargo, seguir algunas pautas y cuidados generales puede ser muy conveniente:

 

  • Evitar cargar con objetos muy pesados.
  • Utilización de fajas, en caso de trabajos en los que haya que levantar mucho peso.
  • Ejercicios para fortalecer el abdomen (paseos, natación etc.), pero siempre en la medida aconsejada por el médico.

 

Entre los primeros cuidados de la hernia, es fundamental acudir a un facultativo especialista, o al médico de cabecera, cuando exista presencia de fiebre, vómitos, estreñimiento, dificultad para orinar, presencia de inflamación, pus o sangrado después de una cirugía etc. Además, cuando el abdomen esté muy rígido y el dolor abdominal o de espalda es persistente se debe ir, de inmediato, al servicio de urgencias del hospital más cercano.

 

Las reparaciones de las hernias laparocele, mediante técnicas laparoscópicas, no siempre son posibles. En determinados casos, la hernia es tan voluminosa, que resulta imposible la colocación de los trocares laparoscópicos y, por consiguiente, las intervenciones no son viables. La gran ventaja de estas operaciones, frente a los abordajes quirúrgicos tradicionales, radica en que la recuperación es mucho más rápida en el primer caso. Igualmente, los cuidados postoperatorios son más livianos.

 

Con laparoscopia, la recurrencia de las hernias laparocele se da, aproximadamente, en un 10% de los casos, un índice menor que en las intervenciones tradicionales. Tras la operación, el paciente debe cuidarse de no realizar esfuerzos intensos ni coger peso excesivo.




Categorías a las que pertenece: Cuidados Paliativos


Otros artículos:

Diagnósticos de enfermería

Farmacología clínica para enfermería

Hemorragia gastrointestinal

Hernia Inguinal

Hernia Umbilical

Hipertensión en el embarazo

Toma de muestras de sangre

Tratamiento y ejercicios para la hernia discal



Comentarios publicados en Cuidados de hernia Laparocele o Ventral:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario en Cuidados de hernia Laparocele o Ventral :


AulaEnfermería.Org

Auxiliar de Enfermería Ver todas las categorías

Secciones de Cuidados de hernia Laparocele o Ventral

Cuidados Paliativos

Más información

Masters EnfermeriaOtros cursos de EnfermeriaTrabajo enfermeria