Embolismo Pulmonar

El embolismo pulmonar es el bloqueo súbito de una arteria pulmonar. Normalmente, se produce al formarse un coágulo en la pierna denominado trombosis venosa profunda el cual se desprende y se desplaza por el torrente sanguíneo hasta el pulmón. La embolia pulmonar puede dañar el pulmón afectado, bajar los niveles de oxígeno en la sangre y afectar a otros órganos del cuerpo al no recibir suficiente oxígeno. Y si el coágulo es muy grande o existen varios, pueden llegar a causar la muerte.

 

Los síntomas de un embolismo pulmonar pueden ser dolor repentino en el pecho, seria dificultad para respirar, tos con sangre, mareo y desmayo, sudoración excesiva, piel azulada y ansiedad.  Sin embargo, estos síntomas se pueden dar en otras enfermedades. Por ello, para descubrir una embolia pulmonar hay que realizar un análisis muy completo del paciente. En este caso, el médico debe elegir que pruebas, análisis y estudios completa para averiguar si el paciente puede sufrir un embolismo pulmonar.

 

Normalmente, el tratamiento inmediato se basa en la administración de anticoagulantes tales como heparina, seguidos por warfarina para estabilizar el coágulo, prevenir coágulos adicionales y restaurar el flujo sanguíneo normal y corriente en los pulmones. Asimismo, se puede administrar oxígeno y sedantes con el objetivo de que el paciente se recupere y se sienta aliviado. En el caso de que el coágulo sea muy grande, se deberán tomar medicamentos trombolíticos para eliminarlo. En ocasiones, también se recurre a una operación quirúrgica para disolver el coágulo y lograr que la sangre vuelva a fluir. Después de la cirugía, el paciente tendrá que permanecer unos días en el hospital para ver su evolución.

 

El tratamiento y el cuidado del embolismo pulmonar puede durar unos meses o incluso durante toda la vida; ello dependerá del grado de riesgo de volver a padecer un nuevo embolismo. Encima, el tratamiento variará según la edad del paciente, su estado general de salud, su historial médico, el tamaño del coágulo, la tolerancia a ciertos medicamentos y tratamientos, la evolución de la enfermedad y la opinión del paciente.

 

Para los pacientes en período postoperatorio del embolismo pulmonar, sobre todo, si son ancianos, se deben usar medidas elásticas, realizar ejercicio para las piernas, abandonar la cama y volver a la actividad lo antes posible. Todo ello con el objetivo de disminuir la posibilidad de la formación de coágulos. El embolismo pulmonar se puede prevenir en algunos casos. Se trata de una enfermedad donde la prevención resulta fundamental.




Categorías a las que pertenece: Cuidados Paliativos


Otros artículos:

Cuidados de la Diabetes en Niños

Cuidados para la Neoplasia

Cuidados para transplante de corazón

Desprendimiento de Retina

Epistaxis

EPOC, Tratamiento y síntomas

Fractura de cadera, tratamiento y rehabilitación



Comentarios publicados en Embolismo Pulmonar:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario en Embolismo Pulmonar :