Cuidados de la Artritis Reumatoide

La artritis reumatoide consiste en la inflamación de las articulaciones, deformidad e incluso dificultad para el movimiento en las zonas afectadas. Se trata de una enfermedad crónica con una baja frecuencia de curación espontánea, aunque con un tratamiento adecuado se puede llegar a tener un control adecuado. Una articulación inflamada requiere de un reposo absoluto debido a que  esfuerzos excesivos pueden llegar a ocasionar daños irreversibles.

 

Por ello, se evitaran los movimientos bruscos y pese a la creencia de que una actividad en la zona afectada beneficiará a la articulación es un error, ya que los ejercicios se podrán llevar a cabo en el momento en el que la inflamación haya desaparecido. Lo que sí puede llegar a ser beneficioso es la contracción de los músculos que circundan la zona afectada para reforzar la musculatura, aunque evitando mover la articulación.

 

Huir de un vida cargada de actividad física es un requerimiento indispensable para el cuidado de la artritis reumatoide. Los tiempos de descanso son muy importantes para mantener las articulaciones afectadas en el mejor estado posible; de este modo se recomienda que el sueño ronde las diez horas y se realicen baños de agua caliente, especialmente al comenzar el día. Durante la jornada laboral se deberá mantener una posición recta evitando que la espalda y el cuello permanezcan largos periodos de tiempo doblados.

 

Asimismo, se evitarán los deportes que requieran de contacto físico, aunque cuando la inflamación sea leve se recomienda practicar algún tipo de ejercicio adecuado a esta dolencia de forma habitual sin llegar a sobrepasar el esfuerzo. A estas medidas cabe añadir que pasar mucho tiempo de pie o realizando movimientos repetitivos no favorecen los síntomas de la artritis reumatodide.

 

Durante el descanso también se deben de tener algunas consideraciones como la de mantener una postura adecuada en la cama poniendo especial atención en las manos y las piernas que deben estar estirados, ya que es muy importante que no se doblen las articulaciones. La cama es recomendable que sea dura y la almohada baja para la cabeza y no utilizarlas para situarlas debajo de las rodillas. En cuanto al calzado debe ser elástico aunque manteniendo una firmeza adecuada, especialmente en la zona del talón. La puntera debe ser ancha y el empeine alto para evitar rozaduras en los dedos. Se evitaran materiales como el plástico y los sintéticos. En el caso de las plantillas se recomienda consultar con el reumatólogo.



Otros artículos:

Cuidados de la Angina Inestable IAM

Cuidados de la Apendicetomía con Peritonitis en los niños

Cuidados de la Apendicetomía en niños

Cuidados de la Artroplastia de Cadera

Cuidados de la Biopsia de Mamas

Cuidados del Accidente Isquémico Transitorio

Cuidados del Asma Bronquial



Comentarios publicados en Cuidados de la Artritis Reumatoide:

No hay ningún comentario para este artículo. Puedes ser el primero en escribir un comentario en este apartado.


Escribe un comentario en Cuidados de la Artritis Reumatoide :